Reincidencia. Consideración del tiempo sufrido en prisión preventiva.

Causa P. 100.144 – “R., A. S. . Recurso de casación” – SCBA – 14/05/2008

REINCIDENCIA. Consideración del tiempo sufrido en prisión preventiva a los fines de la declaración de reincidencia. REVOCACION: el período de privación de la libertad sufrido en detención o prisión preventiva no constituye cumplimiento de pena en el sentido al que se refiere el artículo 50 del Código Penal – imposibilidad de que la prisión preventiva funcione como antecedente de la declaración de reincidencia.

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 14 de mayo de 2008, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores Negri, Genoud, de Lázzari, Pettigiani, se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa P. 100.144, “R. , A.S. . Recurso de casación”.//-

A N T E C E D E N T E S

La Sala II del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires hizo lugar parcialmente al recurso de casación interpuesto por la defensa contra la sentencia del Tribunal en lo Criminal nº 3 del Departamento Judicial de La Matanza que condenó -en lo que cuenta- a A. S. R. a la pena única de nueve años de prisión, accesorias legales y costas, declarándolo reincidente, comprensiva de la impuesta en la presente causa por ser coautor responsable de los delitos de robo agravado por el empleo de arma cuya aptitud para el disparo no ha sido posible acreditar, por ser en poblado y en banda y por tratarse de mercadería en tránsito y privación ilegal de libertad, todos en concurso real (hecho 1)), y privación ilegal de la libertad agravada (hecho 2);; y de la pena impuesta en la causa 236 del Tribunal en lo Criminal nº 2 de Zárate-Campana. En consecuencia, casó la sentencia indicada eliminando la declaración de reincidencia del procesado.-

La señora Fiscal Adjunta ante el Tribunal de Casación interpuso recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley que fue concedido por esta Corte (fs. 79).-

Oído el señor Subprocurador General, dictada la providencia de autos, presentada por la defensa la memoria que autoriza el art. 487 del Código Procesal Penal y hallándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte decidió plantear y votar la siguiente

C U E S T I O N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley interpuesto?

V O T A C I O N

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor Negri dijo:

1. La Sala Segunda del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires -en lo que importa- eliminó la declaración de reincidencia que había sido establecida por el tribunal de mérito en contra del procesado.-

Para así resolverlo, con voto del doctor Mancini y adhesión simple del doctor Celesia, resolvió -en lo sustancial- que “el período de privación de la libertad sufrido en detención o prisión preventiva no () constituye cumplimiento de pena en el sentido al que se refiere el artículo 50 del C.P.” (fs. 53 vta.). De modo que habiendo “sido excarcelado el imputado, no puede considerarse que ese encarcelamiento provisional sufrido constituya cumplimiento de pena, en los términos del artículo 50 del Código Penal” (fs. 55).-

2. Alzándose contra ello, la señora Fiscal Adjunta ante el Tribunal de Casación denuncia la inobservancia del art. 50 del Código Penal y de la doctrina legal de esta Corte emanada de los precedentes P. 37.474, P. 41.334, P. 46.755, P. 55.102, P. 56.325 y P. 61.511.-

Sostiene que “Si bien la prisión preventiva no es pena y resulta claro que el que padece encierro durante el proceso lo hace mientras conserva su estado de inocencia, la reincidencia no se funda en el encierro del inocente, sino en la pena privativa de la libertad que fue impuesta y tiene cumplida quien se encuentra condenado por sentencia firme” (fs. 73 vta.).-

Añade que si el encierro cautelar “permite tener por cumplida la pena, no existe obstáculo alguno para que en base a ello se declare la reincidencia puesto que no hay pena privativa de libertad cumplida sin previo encierro carcelario y éste permite siempre conocer la naturaleza y el alcance de aquellas” (fs. 74).-

El recurso no puede prosperar.-

3. En oportunidades anteriores he participado de la jurisprudencia mayoritaria de este Tribunal, donde se afirma que: “… las relaciones que el art. 24 del Código Penal establece entre la prisión preventiva y las demás especies de pena no constituyen un mero régimen de contraprestaciones para quienes padecieron encierro sin pena sino que implanta un verdadero sistema de equivalencias. De modo que así como, en su caso, la prisión preventiva es tenida por pena a los fines del art. 13 del C.P. a pesar de no haberse aplicado el tratamiento carcelario, también es considerada como tal con vistas al art. 50. No es viable discurrir entre ambas instituciones” (conf. P. 55.102, sent. del 11-II-1998).-

4. Ahora bien, como se reiteró en los precedentes P. 73.435, sent. del 2-VII-2003 y P. 61.640, sent. del 28-XII-2005, votos de los doctores Soria y Kogan, la propuesta que contemplan los mismos, me han llevado a una nueva reflexión sobre el tema.-

En este reexamen me permito recordar los fundamentos -por ellos vertidos- en donde expresaron que: no puede considerarse, en contra del interés del imputado, que el encierro sufrido sin una declaración judicial firme de culpabilidad constituya cumplimiento de pena en el sentido del art. 50 del Código Penal (art. 18, C.N.).-

“… el tiempo que [el imputado] estuvo detenido en calidad de procesado, sin haber llegado nunca a cumplir pena en calidad de penado con sentencia firme, no satisface los requisitos del art. 50 del Código Penal. El instituto de la reincidencia allí previsto reclama para su aplicación la exigencia de una condena anterior a pena de cumplimiento efectivo”.-

Quien cumple prisión preventiva está sufriendo una medida de coerción impuesta por el Estado. Sin embargo, de ello no se sigue la imposibilidad de hacer distinciones entre “pena” y “prisión preventiva” a efectos de aplicar el art. 50 del Código Penal.-

Cuando el art. 24 del Código Penal ordena descontar del monto de condena a cumplir la detención sufrida cautelarmente, contiene expresamente una regla de equidad pues se descuenta el tiempo que la persona estuvo en prisión preventiva, o cuando el art. 13 del mismo cuerpo admite esa misma posibilidad al momento de evaluar la satisfacción de uno de los requisitos para el otorgamiento de la libertad condicional, se está en presencia de un criterio legal de determinación de la pena que contempla el hecho previo de la detención, mas no de una regla de equivalencia entre pena y prisión preventiva a todo efecto.-

La prisión preventiva no es pena en su sentido más restringido. Esta última existe si una sentencia firme la ordena como consecuencia de un juicio previo (art. 18, C.N.) y de allí que el encierro cautelar reclame una justificación autónoma para su procedencia, distinta de la culpabilidad por el hecho, aun cuando materialmente se asemeje a la pena en sus condiciones de ejecución.-

Esa similitud por supuesto conduce a que muchas de las garantías que limitan la pena, también limiten la facultad estatal de encerrar sin juicio a las personas. Desde esta perspectiva más amplia, obviamente, la prisión preventiva también es pena. De hecho, se sufre tanto o más, que la pena misma. Está claro así que las condiciones dignas de encierro, la prohibición de tratos degradantes y muchas otras garantías operan indistintamente tanto respecto de la pena como de la prisión preventiva. Pero ello no significa que la distinción sea imposible en todos los casos.-

Así como las condiciones para la imposición de la prisión preventiva o de la pena son distintas y conforme a estrictas autorizaciones que en cada caso prevé la ley penal y procesal penal, también las consecuencias de la imposición de una y otra medida son diversas y sólo conforme a una correspondiente autorización legal. En lo que aquí importa, el cumplimiento de pena puede ser antecedente de una declaración de reincidencia (art. 50, C.P.), pero el cumplimiento de prisión preventiva no porque no hay una autorización legal para ello.-

El art. 50 exige el cumplimiento previo de pena y el sentido corriente del término indica que la pena corresponde a la reacción posterior a una declaración de culpabilidad. Por cierto, a la luz del art. 18 constitucional, como regla, ése es el sentido que debe atribuirse a ese término. El castigo impuesto después de un juicio.-

Por otra parte, tanto la Constitución, como el Código Penal en que se inscribe dicho art. 50 hablan de pena o de prisión preventiva según el caso (v. gr. arts. 7.5 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 24 del C.P.), por lo que tampoco es razonable desconocer el distingo que la misma ley ya hace.-

Desde otra perspectiva, tampoco puede perderse de vista que la solución que restringe el término pena del art. 50 del Código Penal a su significación más acotada es la más ajustada al principio de interpretación estricta, obligatorio en materia penal (art. 18, C.N.).-

Conforme a ello, la prisión preventiva funciona como descuento de la pena porque la ley penal así lo establece expresamente (art. 24, C.P.). Y, como fue dicho, hay buenas razones para avalar esta solución legal. Sin embargo, la prisión preventiva no puede funcionar como antecedente de la declaración de reincidencia porque, contrariamente, no existe una previsión legal que lo autorice. No existe ninguna buena razón por la cual el término pena del art. 50 deba significar algo más que lo que estrictamente implica.-

5. En función de lo dicho, y según el cómputo realizado a fs. 671 en la causa 236 (motivo de la declaración) R. recuperó su libertad el día 26 de octubre de 2001 y la sentencia de fs. 656/668 se dictó con fecha 27 de octubre de 2001, es decir un día después de haber recuperado la libertad, por lo tanto al no surgir que el procesado hubiese cumplido pena en condición de penado, no corresponde la declaración de reincidencia solicitada por la recurrente (art. 50 C.P.).-
Voto por la negativa.-

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor Genoud dijo:

Adhiero al voto del doctor Negri.-

No obstante el sentido en que me he pronunciado antes de ahora con relación al tópico bajo examen, conforme lo decidiera en el precedente L. 89.414, sent. del 14-XII-2005 “sin perjuicio de las oportunas consideraciones que sobre el particular podrían realizarse, por razones de celeridad y economía procesal, teniendo en cuanta lo resuelto por el Máximo Tribunal nacional […] y la innegable gravitación que -más allá de lo que pueda sostenerse sobre su eventual aptitud vinculatoria- cabe reconocerle en todo caso a los pronunciamientos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación atento su ubicación en la cúspide del ordenamiento judicial (arts. 5, 108, 123 y 127, Constitución Nacional)…”, corresponde aquí adoptar el criterio recientemente sentado por la Corte federal en la causa M. 619.XLII, “Recurso de hecho. Mannini, Andrés Sebastián s/ causa N° 12.678”, sent. del 17-X-2007.-
Voto por la negativa.-

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor de Lázzari dijo:

Hasta el presente he seguido la doctrina legal de este Tribunal acerca de la posibilidad de que el tiempo sufrido en abono de prisión preventiva pueda ser usado, en los términos del art. 50 del Código Penal, como cumplimiento parcial de pena a los fines de la declaración de reincidencia (conf. P. 44.368, sent. del 16-IX-1997).-

Una nueva reflexión sobre el tema, fruto de la discusión acaecida desde antaño en el seno del Tribunal, en función de los motivados votos de los jueces Soria y Kogan, y -primordialmente- la lectura del dictamen del representante de la Procuración General de la Nación en M. 619.XLII, “Recurso de hecho M.A.S. s/causa N° 12.678”, especialmente punto 3 (C.S.J.N., sent. del 17-X-2007), me persuaden de la necesidad de modificar mi posición sobre el tema. Adviértase que el más Alto Tribunal ha continuado expidiéndose en tal sentido en las causas M. 2851.XLI, “Recurso de hecho.M. , R. O. s/causa n° 624/01”; M. 2850.XLI, “Recurso de hecho. M., P. D. s/causa n° 4-18242”; N. 198.XLII, “Recurso de hecho. N.L., J.O. , causa n° 79/02”; S. 1184.XLII, “Recurso de hecho.S. , W. en causa nº 95.229”, todas del 5-II-2008; entre otros.-

Por lo tanto juzgo innecesario realizar nuevas argumentaciones, ya que considero que las contenidas en el voto del doctor Soria a partir del precedente P. 64.527, sent. del 23-IV-2003, segunda cuestión, las que hago mías, resultan suficientes para basar mi cambio de postura sobre el punto.-
Voto por la negativa.-

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor Pettigiani dijo:

Adhiero a la solución expuesta por quienes me preceden.-

En efecto, antes de ahora tuve oportunidad de expedirme con relación a la temática materia de análisis y en ese sentido he seguido la inveterada doctrina de este Tribunal (P. 94.050, sent. del 23-V-2007 y sus citas; entre muchas otras).-

En este sentido, no obstante el criterio allí expuesto, teniendo en cuenta lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación -por mayoría y haciendo propio los fundamentos dados por el señor Procurador Fiscal- en causas M. 619.XLII, “Recurso de hecho. M., A. S. s/ causa Nº 12.678”; R. 368, “Recurso de hecho.R. , E. E. y otros s/ Robo simple en grado de tentativa -causa Nº 602-“; C. 733, “Recurso de Hecho. C.F. , A. A. s/ Robo agravado por haber sido cometido en poblado y en banda -causa Nº 93.640-“, sents. del 17-X-2007;; así como la innegable gravitación que -más allá de lo que pueda sostenerse sobre su eventual aptitud vinculatoria- cabe reconocerle en todo caso atento su ubicación en la cúspide del ordenamiento judicial (arts. 5, 108, 123 y 127, C.N.), razones de celeridad y economía procesal me llevan a adoptar el criterio allí abrazado (P. 98.441, sent. del 3-IV-2008).-
Por consiguiente, voto por la negativa.-

Con lo que terminó el acuerdo, dictándose la siguiente

S E N T E N C I A

Por lo expuesto en el acuerdo que antecede, oído el señor Subprocurador General, se resuelve rechazar el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley deducido por la señora Fiscal Adjunta ante el Tribunal de Casación Penal.-
Regístrese, notifíquese y devuélvase.//-

Fdo.: Negri – Genoud – de Lázzari – Pettigiani

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: